Cardinal Acupuntura

Lectura Carta Natal

Conocer la posición de los astros en nuestro nacimiento nos ayuda a comprender la lógica de los diferentes acontecimientos de nuestra vida ( relaciones, emociones, potencias y limitaciones, etc.) y lo más importante conocernos a nosotras mismas y comprender que aquello que acontece a nuestro alrededor no es otra cosa que una invitación al cambio para crecer y evolucionar. Es una práctica sencilla que habitualmente usamos como diagnóstico del campo de las emociones y que nos puede dar muchos recursos para que los acontecimientos presentes pasados y futuros no perturben nuestro bienestar.

En ningún caso se trata de revoluciones solares, tránsitos, o astrología predictiva.

El tipo de astrología que empleo se llama astrología evolutiva y se basa en la parte de esta ciencia que se define como tropical. Partamos de la base de que la astrología es un lenguaje que se estructura en base a símbolos. Teniendo en cuenta las posiciones de estos y las relaciones entre ellos, se crea una narrativa a interpretar por la persona que lea esta información. 

En mi caso lo uso para que la persona que consulta tome conciencia de diferentes cosas, tanto personales como universales. Este tema de la conciencia es muy importante de cara a que podamos entender que muchas de las emociones que nos dominan vienen porque no somos conscientes de lo que sucede en nosotras y a nuestro alrededor. En el momento que podamos integrar nuestra estructura astral o cuerpo astral desvelamos la realidad de que la mayoría de las emociones que nos perturban van asociadas a la incomprensión y el desconocimiento. En el momento que somos capaces de reconocernos y de ver cómo nuestro entorno se manifiesta para que lo hagamos, sentimientos como la frustración, el miedo, rabia, pena, etc llegan a desaparecer.

La consulta de la carta es un trabajo puntual destinado a la descripción de arquetipos que de un modo u otro nos resultarán familiares. Lo interesante aquí es ahondar en las relaciones que se establecen inconscientemente en nuestro psiquismo y que normalmente llena nuestra vida de dificultades. Por ejemplo, los arquetipos dominantes son como personajes que pueden llegar a tomar el control en situaciones cotidianas. Sin embargo cada uno de ellos tiene dos caras. Una vibra ligera y alegre y la otra más densa y pesada.

Tenemos que aprender a liberarles y a comprender sus necesidades para que se conviertan en potencias de nuestra personalidad y no limitantes fuera de control.

Este trabajo trata de describir los distintos patrones que componen nuestra realidad. Identificarlos no sólo nos permite trabajarlos para obtener de ellos el máximo exponente, sino que podemos llegar a identificar la realidad como una estructura que tiene una razón de ser; nuestra propia realización y crecimiento. De este modo la vida pasa a ser una oportunidad en vez de una dificultad.

¿Cuál es la diferencia con la terapia emocional?

El trabajo con la carta lo usamos para describir los arquetipos que componen el psiquismo de la persona en cuestión y las relaciones que hay entre ellos. Pero son descripciones universales que la persona que consulta va integrando internamente durante la sesión. 

Rara vez entro en cuestiones personales a no ser que, quien consulta, muestre interés por ello. Es decir, no pregunto específicamente por la vida de nadie. 

Pero si es cierto que una persona que consulta su carta porque se encuentra en dificultades puede seguir trabajando con un acompañamiento emocional de cosas concretas de su vida diaria. Sería como una puerta de entrada a su estructura psíquica y emocional a la cual volver constantemente para que la persona se conozca profundamente y alcance la integridad y calma.

No me has dicho nada que no supiera…

La lectura de la carta no es un trabajo de videncia o canalización, tampoco hago astrología predictiva para adivinar el futuro. El trabajo es más bien, la lectura de unas fuerzas que constituyen los patrones psíquicos, relacionales y culturales. Se trata de una descripción que apunta al inconsciente para que la persona pueda llegar a decidir de forma voluntaria y sobre todo no sufrir por la aceptación de su destino.

Si ya los conoces en profundidad tu opción sería involucrarte en un proceso de terapia emocional para que juntas podamos ver cómo esas energías están bloqueadas, desequilibradas y actuando en tu contra.

¿Y si no creo en nada de eso?

La astrología no es un sistema de creencias. Hemos de tener en cuenta que sencillamente, describe la repercusión de los movimientos celestes en la psique del ser humano. Tránsitos o movimientos que son incuestionables. Que la aceptemos o no, hace que vayamos en comunión con nuestro destino o lo que es lo mismo, que nos mantengamos dentro de los márgenes de la salud.

Muchas personas niegan esto a efectos de sentir que coarta su libertad y esto es erróneo pues independientemente del dictamen de la naturaleza uno siempre puede escoger y sin embargo tales decisiones son insignificantes dentro de la magnificencia de la naturaleza.

Aceptar la astrología es tan sólo un acto de humildad y de apertura a una información que como poco resulta fascinante.