Cardinal Acupuntura

Acupuntura

En esencia, la acupuntura es una herramienta que permite al terapeuta trabajar con el sistema energético de la persona. Poco a poco nos vamos concienciando de que existe un cuerpo energético que tiene la misma importancia que el físico para poder mantener nuestra salud. Tan sólo con el fin de introducirnos brevemente en materia diremos que este “cuerpo” es más sensible que nuestro cuerpo físico y por eso es recomendable aprender a regularlo. El gran error de nuestra cultura es cuestionar su existencia en vez de tratar de entender las leyes que lo rigen. Como su movimiento, sus funciones o sus efectos o relaciones con el cuerpo físico. La medicina oriental dice que todas las enfermedades, sin excepción, hayan su origen en un desorden del Qi o la energía vital.

Cualquier profesional comprometido debe conocer esto y toda persona que esté dispuesta a comprenderlo también tiene mayor posibilidad de mantener su salud.

Una de las cuestiones más importantes que diferencia mi trabajo es que, el abordaje de cada caso obedece a la condición específica de cada paciente. Ni siquiera a su patología pues el significado de la palabra holístico, una de las bases de la medicina que practico habla de la interrelación de todos los sistemas energéticos y fisiológicos del cuerpo. Esto se traduce en que muchas de las enfermedades diagnosticadas en halopatía tienen un origen común. Y por la contra, por ejemplo, algo tan común como un dolor de espalda (lumbalgia) puede estar originado por distintas causas. Entonces, por eso aplicamos en cada sesión y en cada paciente un tratamiento específico para esa persona, en ese momento preciso.

A pesar de que la consulta esté dirigida a la acupuntura me gusta hacer observaciones sutiles y sencillas acerca del estilo de vida de la persona o de sus circunstancias personales ( no necesariamente íntimas ). Así, mis pacientes, pueden ir entrando poco a poco en una realidad que les ayudará a sanar sin depender de mi ayuda. Estos consejos u observaciones van dirigidos a esclarecer el posible origen de una patología física que no se corresponde con los hábitos de la persona. Es una opción para muchos casos en los que la persona parece llevar una vida sana, al menos en apariencia, pero sin embargo no termina de sentirse bien.

En resumen, mi forma de trabajar está desarrollada para crear un camino específico para cada una de las personas que llegan a consulta. Me gusta crear conjuntamente con cada paciente la mejor manera de entender el problema y un posible camino de sanación.

Algunas preguntas comunes…

¿Es doloroso?

La acupuntura es invasiva, sin embargo, el dolor que produce es momentáneo y perfectamente asumible por una persona que no tema las agujas. 

Para todas aquellas que teman las agujas recomiendo el trabajo con astrología o la terapia emocional o sencillamente afrontar el miedo como un problema mental.

¿Pones muchas agujas? 

El número de agujas es variable según el motivo de consulta y la evolución del mismo, pero no recuerdo haber puesto nunca más de 8 agujas.

He probado otras ocasiones pero no obtuve resultados. ¿Qué ocurre?

Es complejo de determinar pero mi experiencia me dice que estas son las 3 razones más comunes por las que la acupuntura no hace efecto. 

  • Limitaciones del terapeuta para abordar el caso y que aplica un tratamiento pobre.
  • Hiperactividad mental del paciente que anula la acción de las agujas y la intención del terapeuta. La sesión puede fracasar en la misma consulta o en el momento que el paciente sale de ella. Como hemos dicho el cuerpo energético es altamente sensible y es necesario que la persona ponga de su parte y enfoque su atención en cada sesión. 
  • Agotamiento del paciente. Esta tercera no es en realidad una ausencia de resultado, sino que la evolución del caso es tan lenta e imperceptible que apenas se diferencia del fracaso. Estos caso requieren otras terapias combinadas para no fatigar a las personas que consultan.

¿Cuántas sesiones y con qué frecuencia?

Las sesiones a realizar son muy difíciles de determinar ya que depende de diversos factores relacionados con: 

  • La cronicidad de la patología
  • El nivel de energía del paciente
  • El nivel de consciencia en el que se encuentra
  • La voluntad de sanarse

Valoro de forma rigurosa todos ellos para saber qué tan rápido puede sanar una persona y qué tanto necesita que yo esté presente. Mi intención es estabilizar cada caso para que pueda seguir su proceso por sí mismo o hasta que vuelva a encontrar una dificultad.

Por mi manera de trabajar puedo atender hasta tres veces por semana si el caso lo requiere, pero lo normal es que cite a la gente un mínimo de dos sesiones una vez a la semana. Entonces podemos valorar juntas cómo os sentís con mi propuesta y si encaja con vuestras necesidades.

Contraindicaciones

La acupuntura no tiene contraindicaciones, sin embargo me he encontrado con algunas dificultades con una paciente con una dosis de anticoagulante muy alta. Esto generó un buen susto en ella y molestias leves los días posteriores a la sesión.

Otra cuestión diferente son los síntomas que puedan aparecer asociados a movimientos profundos de la energía. El cuerpo se limpia con cada sesión y en casos que llevan asociados procesos emocionales complejos la persona puede tener síntomas inesperados ( normalmente ya conocidos por ella en su historia como “paciente”). En cualquier caso siempre contengo y acompaño a estas personas con una atención inmediata y muy cercana.